El Cuarteto de Nos se enfrenta al ‘Apocalipsis Zombi’

Inspirado en la actual sociedad, el nuevo trabajo discográfico de la agrupación uruguaya presenta las distintas caras de lo que somos o podemos llegar a ser.

La bestia, el invisible, el innombrable, el gaucho y los zombies son algunos de los personajes que encontramos en ‘Apocalipsis Zombi’, el álbum número 15 del Cuarteto de Nos, que sorprende con un coctel de ritmos, sonidos y metáforas que mezcla rock, folklore, dance, rap, frenesí y calma.

Tuvimos la oportunidad de charlar con Roberto Musso y Santiago Marrero, vocalista y tecladista del grupo, respectivamente, sobre el gran imaginario detrás del disco, trabajar por primera vez con Cachorro López y la versatilidad de la banda después de tres décadas de vida.

Su anterior trabajo ‘Habla Tu Espejo’ (2014) es un disco introspectivo y reflexivo, todo lo opuesto a ‘Apocalipsis Zombi’ ¿Cómo surgió o de dónde nació la idea de hacer este álbum?

Roberto Musso: Con respecto a lo que veníamos haciendo con ‘Raro’ (2006), ‘Bipolar’ (2009) y ‘Porfiado’ (2012), ‘Habla Tu Espejo’ fue un disco de cambio e introspectivo. Una transición grande. Creímos que canciones como ‘No Llora’, ‘Habla Tu Espejo’ y ‘Roberto’ se incorporaron tan bien al setlist del Cuarteto de Nos, y congeniaron, en una dimensión diferente, con ‘La Casa de Damian’ y ‘El Hijo de Hernández’ que, cuando estaba viendo de qué hablar en el siguiente disco me parecía que esos temas iban a seguir estando por mucho en el repertorio y en el corazón de la gente.

Entonces, no tenía ganas de volver a reiterar en un tema, el de contar esas canciones de mi yo interior más profundo, y surgió la idea de crear una serie de personajes y que fueran ellos quienes hablaran por mí *risas*…describiendo metáforas de cuestiones sociales y humanas; pero por más que estuviera el sello de Roberto y de cada uno de sus inseminados en estos personajes, que no fuera un Roberto tan yo, tan interior.

En ‘Apocalipsis Zombi’, las canciones no tienen nada que ver una con la otra, en cuanto a temática. Eso también fue algo buscado porque teníamos ganas de tener canciones algo más rítmicas y que cada cual tuviera un mundo particular.

‘Apocalipsis Zombi’ tiene un gran imaginario donde surgen diez personajes (uno por canción). ¿Por qué estos diez? ¿Hubo algo en particular para que nacieran, por ejemplo, los zombies o la bestia? o ¿fue algo del momento?

RM: En realidad, habían más canciones. Teníamos 16 17 canciones para elegir y no todas de ese estilo. Cuando le dijimos a Cachorro, quien seleccionó las canciones para hacer, casualmente le llamó la atención las de estos diez personajes.

Recuerdo que la primera que escribí, para experimentar, fue ‘La Bestia’ que me parecía más universal y más directo el tema, ese de que todos tenemos miedo de que la bestia interna explote cuando menos lo esperamos. A partir de ahí, me interesó el porqué no ver personajes de ficción que pudieran tener una metáfora con lo real, y ese camino me fue guiando para investigar por ese lado.

Tengo entendido que Roberto se adentró al mundo de la filosofía zombie para escribir las letras. ¿Cómo estuvo la investigación?

RM: *risas* Leí mucho. Me fui de vacaciones con libros que hablaban de filosofía y psicología del porqué de la fascinación de las personas por el fenómeno zombie y del porqué se han dejado de lado, en muchos casos, las películas tipo Frankenstein o de vampiros.

Justamente, el temor de la sociedad hacia el zombie es por el miedo a ser, como dice la canción, el zombie: el reflejo que más detestamos ver de nosotros mismos; una sociedad hiper narcisista, sin destino y sin comunicación, donde el zombie actúa igual que eso y como espejo de ese Narciso en descomposición.

Santiago Marrero: También tiene que ver con que el fenómeno del zombie contemporáneo no tiene clara una barrera delimitada porque cuando personificas un miedo en un Frankenstein, es una otredad absoluta. La cuestión con el zombie, ahora, es que uno no sabe hasta que punto se es un medio zombie o no…y hay un miedo, pero es de uno transformándose en algo que no quiere.

Musicalmente, ¿cómo se llegó a este realismo fantástico que presenta el disco? Da la impresión que la parte melódica y la incorporación de sonidos va a la par con la letra.

RM: Muchas veces, sí; y muchas otras, todo lo contrario *risas*. Me gusta explorar los dos caminos: el obvio, por ejemplo…

SM: ‘Hola, Karma’

RM: …con ‘Hola, Karma’, el camino que me sonaba era música de la India, con un aire místico hindú; en cambio, con ‘Gaucho Power’…tradicionalmente, una canción de gaucho en Uruguay está muy relacionada con el folklore autóctono, guitarra, bombos y otras cosas, y dije “voy por el opuesto, lo multiplico por -1 y entro con tambores turcos y otros ritmos más bailables” y funcionó mucho mejor.

Entrando en el tema de la producción, ustedes trabajaron con Juan Campodónico durante los últimos cinco discos; ahora lo hicieron con Cachorro López. ¿Cómo fue esa transición y cómo contribuyó para el crecimiento de la banda?

SM: No es nada común que un productor lleve tantos años trabajando con un artista y Juan es un Cuarteto más. Cuando ingresé al grupo, para mí Juan era el quinto Cuarteto; es decir, que yo soy el sexto *risas*; pero es una persona que tiene una visión desde el interior de la banda y me parece que eso conlleva a ciertos vicios y a ciertas dinámicas que ya quedan entabladas donde él quedó siendo parte de eso.

Lo que se intentaba con este disco era hacer algo diferente y por un tema ajeno de que Juan estaba con su proyecto personal Campo y estaba trabajando con un disco nuevo de Bajofondo, dijimos “¿por qué no encontramos una mirada desde afuera? Que alguien nos plantee una mirada exterior al Cuarteto de Nos”. Y charlando con Juan salió el nombre de Cachorro.

Cuando nos encontramos con él, nos dijo “yo no voy a poder mejorar la producción de Juan porque sus discos son increíbles, a nivel de producción, pero puedo aportar desde otro lugar”. Y me parece que ese aire fresco que le botó, en lo estético, en la producción y también en lo personal, nos vino bárbaro. No se sintió brusco porque en verdad fue un pasaje ameno. Lo disfrutamos muchísimo tanto como hicimos los discos con Juan.

RM: Son dos grandes productores y muy diferentes, pero con una energía personal muy parecida. Se hizo un bonito trabajo con los dos; por eso no fue un cambio para nada brusco. Fue una metodología diferente, pero en un ambiente divino, a nivel personal.

¿Consideran que el trabajar con Cachorro influyó en crear toda esta amalgama de sonidos que hay en el disco?

RM: Sí y no. No, porque en los demos ya venían las canciones, tanto la parte compositiva como el hacia dónde iba direccionada cada pista; pero en la parte de sí, fue que a Cachorro le gustó eso; respetó mucho porque le pareció que, artísticamente, estaba buenísimo y puso mayor énfasis en recalcar los highlights que tenían las canciones. Él es una persona con muchísima experiencia y ayudó mucho, hasta en las estructuras de alguna canción.

‘Apocalipsis Zombi’ gira entorno a las historias de los diez personajes, pero ¿cómo se va a llevar el disco a la parte en vivo? El montaje del Cuarto de Nos siempre es en torno a la parte conceptual.

RM: A diferencia de ‘Habla Tu Espejo’ lo vemos como algo más sencillo porque las canciones tienen mucha potencia y personalidad, y son vívidas. Con el disco anterior tuvimos que buscarle la vuelta porque habían canciones con una temática que era difícil incluirlas en el show como ‘No Llora’ y ’21 de Septiembre’. Hubo un trabajo interesantísimo, pero nos costó llegar. Tomamos muchas posturas sobre dónde colocar cual después de cual.

Esta vez, también vamos a tener ese trabajo, pero nos da la impresión que por ser un disco más tocado, porque ya las estamos ensayando, salen con mucha más naturalidad.

SM: Todo este concepto del disco, que tiene personajes y realismo fantástico también nos está despertando la imaginación de cómo abordar cada canción. “Cómo tocamos ‘La Bestia’?”, “cómo salimos vestidos?” …Estamos, ya hace varias semanas, pensando que el show se va a dotar de una teatralidad en algunos momentos interesantes, porque creo que lo amerita mucho.

El Cuarteto de nos tiene la habilidad de cambiar en cada disco, pero a la vez sigue manteniéndose como ustedes mismos. ¿Cómo logran esta versatilidad, después de 30 años como banda?

RM: ¡Qué buena pregunta! *risas* A veces uno habla del disco y está bien porque es lo novedoso, pero donde nosotros nos desarrollamos, nuestra vida, es en el escenario. Ahí a veces, y nos encantaría hacer un experimento para nuevos seguidores, las canciones dejan de pertenecer del disco del que provienen. Hacemos un setlist y no viene el momento de ‘Apocalipsis Zombi’, el momento de ‘Habla Tu Espejo’ o el momento de ‘Porfiado’. Vamos buscando la manera para que esas canciones convivan y aparte, como que se homogenice todo en el sonido de la banda porque ya es en vivo.

Por otro lado, y de un tiempo para acá, nos está pasando que hemos madurado un poco, en cuanto a la parte de los shows en vivo. Se hace un concierto muy energético y entretenido para la gente porque, además de que las canciones son diferentes y el público las vive diferente, cada una de ellas tiene su propia puesta en escena lo cual lo hace un espectáculo muy disfrutable.

SM: También ese constante cambio tiene que ver en cómo nosotros somos como personas. No sé si la frase es “nos aburrimos muy fácil de las cosas” pero, si nos gusta estar actualizados, viendo lo que está pasando, y la verdad, no somos fundamentalistas de ningún género. A veces aparece alguien de 20 años y hace algo increíble y decimos “¡mira lo que hizo! ¡Se ve genial!” Entonces, eso de estar absorbiendo de diferentes lugares, te hace ir cambiando con los tiempos que vas viviendo.

Ahora con este lanzamiento, el Cuarteto de Nos llega a dos números importantes: 15 discos y 30 años de vida. ¿Han pensado en festejarlos en grande? Tal vez un DVD o una gira de celebración…

RM: Vamos por partes. El tema del DVD es un “debe” que tenemos, pero tiene su fundamentación en que, por lo general, las bandas sacan un DVD, en un tiempo que están entre disco y disco, para tener un material rotando. A nosotros, que nos gusta mucho la parte de ser originales, algo característico de la banda, el día que hagamos un DVD tiene que ser un trabajo que tenga el sello del Cuarteto de Nos. Que no sea el grupo en determinado concierto. Y la verdad, es que nunca tenemos tiempo porque usualmente estamos de gira o ya pensando en canciones nuevas.

Es ir siempre para adelante. Aparte vemos el DVD como algo que te pueda estancar en el tiempo y nos resulta más excitante el lanzar un disco con canciones nuevas que, por ejemplo, sacar un disco de recopilación. Con solo decirlo, ya me aburrí *risas*

Tal vez, en algún momento, que de repente estemos “saturando” con tanto material nuevo, podemos decir “paremos acá. Hagamos el DVD. Hagamos un disco de versiones”. No está descartado, pero creo que a todos nos emociona más y nos gusta más estar haciendo cosas nuevas y no revisitando nuestra propia obra.

568 views