‘El Libro de Lila’: una aventura animada hecha en Colombia

Charlamos con Marcela Rincón González, directora y guionista de la película de fantasía creada en Cali.

‘El Libro de Lila’, que se puede ver en las salas de cines del país desde el 28 de septiembre, es un largometraje pionero en el Cine Colombiano: además de ser la ópera prima de Marcela Rincón González, es la primera película de animación dirigida por una mujer y la primera cinta de fantasía creada y pensada para los niños, hecha en la Sultana del Valle.

A simple vista, pareciera que la experiencia que Marcela y su hermana Maritza han adquirido en el mundo de la animación y creación de contenidos infantiles, gracias a su productora Fosfenos Media, sería suficiente soporte para sacar este proyecto adelante.

Sin embargo, contar esta mágica y colorida historia requirió un poco más de siete años y de un equipo de más de 160 personas, entre ellos 80 artistas en diseño, ilustración y animación que crearon 64 mil dibujos.

Conversamos con Marcela sobre la inspiración para la película, trabajar con Leonor González Mina y el comienzo de un nuevo capítulo en la producción de cine animado en la ciudad del Caliwood.

En tus propias palabras, ¿de qué trata ‘El Libro de Lila’?

La película se enfoca en Lila, un personaje que cae en el olvido porque hace parte de un libro que un niño [Ramón] dejó de leer; él ya creció y dejó de creer en la fantasía. Lila tiene que convencer a este niño de que la ayude a rescatar ese libro de un lugar fantástico llamado El Olvido porque si no ella desaparecerá.

Esta es la aventura que propone ‘El Libro de Lila’; una película de fantasía, de las primeras que explora el género en Colombia y la primera cinta animada de fantasía dirigida al público infantil.

‘El Libro de Lila’ es una producción de Fosfenos Media, en coproducción con Palermo Estudio de Uruguay.

Es curioso cómo, en cierta manera, la película habla sobre el valor que tiene la lectura. ¿Este tema influyó en la creación de la historia o fue un factor que surgió en el proceso?

La idea nació básicamente de la situación de un personaje que está cayendo en el olvido. Ya el tema del libro y todo lo que le sucede al niño hace que finalmente la película termine haciendo una bonita reflexión con respecto al amor, especialmente por los libros. Fue algo que surgió, simplemente.

No nos sentamos a armar una historia sobre la lectura para los niños, fue algo que se fue desarrollando solo; sin embargo, le vemos un gran valor a eso porque en medio de esta gran aventura, va ese mensaje.

¿Cómo fue el reto de crear una cinta animada dirigida al público infantil, teniendo en cuenta que es la primera vez que se hace en Colombia?

Fue un reto enorme. Hemos trabajo en esta producción desde Cali, donde no hay escuelas de cine como tal, porque hasta ahora se están construyendo, y menos de animación; entonces, si hacer cine en Colombia es complicado, hacer cine animado es una total odisea.

Hemos llevado este proceso por 8 años en los que hemos ido pasito a pasito, en cada una de las fases del proyecto. También logramos hacer un ejercicio muy lindo, como de laboratorio de creación, donde pudimos concretar un equipo de trabajo, integrado por artistas locales, todos super talentosos, que también, por primera vez, asumían un reto como este, el de hacer un largometraje.

Entonces, todos aprendiendo en el camino, haciendo la película y encontrando las mejores maneras de hacerla… ¡fue toda una experiencia! Ahora en Cali hay un movimiento bien fuerte, en este sentido, y para nosotros ha sido algo único porque ‘El Libro de Lila’ es pionera, es la primera película animada que se hace en Cali. A partir de eso, de esta experiencia, se generó un movimiento y ya hay un equipo de trabajo que está desarrollando nuevos proyectos. Estamos felices por eso.

Marcela Rincón, directora y guionista de ‘El Libro de Lila’ y Maritza Rincón, productora de la película – Fotografía: Carlos Eduardo Moreno.

A propósito de talento, Leonor González Mina participa en la película. ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con ella?

Fue algo bellísimo. Realmente llegamos a Leonor después de agotar unas primeras opciones de actrices; sin embargo, alguien nos sugirió: “y, ¿Leonor González Mina?” y nosotros: “wow! Sería buenísimo, pero ¿cómo llegamos a ella?” y resulta que Leonor estaba muy cerquita de nosotros: vive en Cali y muy cerca de donde nosotros trabajamos. ¡Era algo que no podíamos creer!

Desde que le presentamos el proyecto, le encantó. Estuvo fascinada con la película. Sin dudar, decidimos que ella debía interpretar el personaje de la Guardiana de la Memoria, además que es muy parecido a ella. Logró darle un viso bastante interesante que fue toda la parte melódica que ella trabaja, su canción, su voz. Al ver esto, lo que hicimos fue llevar unos pequeños diálogos de este personaje para que ella los cantara en la película. Fue muy linda toda esta experiencia.

Hace un momento, mencionabas que, a raíz de esta película, ya se está generando un movimiento en Cali. ¿Se trata de proyectos en camino o es más un trabajo de formación y laboratorios?

Desde nuestra productora, Fosfenos Media, en compañía de mi hermana [Maritza Rincón González, también productora de la cinta], desde hace 12 años hemos generando contenidos infantiles; y dentro de lo que hemos hecho, uno de los proyectos más grandes es ‘Guillermina y Candelario’, serie infantil que se emite por Señal Colombia y que ya lleva cuatro temporadas. Tal vez es uno de los únicos proyectos del país que se hace desde las regiones, con esta trayectoria. Desde hace tiempo venimos trabajando con un equipo, enriqueciendo todo este aprendizaje.

Sin embargo, después de ‘El Libro de Lila’ hemos visto un movimiento interesante en Cali. Hay cinco largometrajes de animación que se están desarrollando, en este momento, en la ciudad. Todos van en su fase de desarrollo, apenas iniciando el camino, pero cada uno está respaldado de este gran potencial humano.

Finalmente, ¿por qué hay que ver ‘El Libro de Lila’?

Es una película muy linda y refrescante dentro del Cine Colombiano. Es una cinta muy distinta a las que estamos acostumbrados a ver. Es una película que invita a soñar y creo que en este país necesitamos volver a hacer eso, a conectarnos con universos fantásticos y a tener la experiencia de ver otro tipo de historias.

Es una película creada para los niños, pero con una dimensión muy profunda que, al final, todos pueden disfrutar.

115 views