‘Mistaken for Strangers’: El diario de un roadie (casi)

Lo que empieza como un documental de The National, en su mayor gira, se convierte en un sorprendente y honesto retrato famiiar.

Por: Ivonne García

En el género de los documentales musicales, tal y como pasa en el cine y la música, hay corrientes. Y cuando se oye hablar de documentales de rock, lo que uno espera es momentos épicos en el escenario, también en backstage y una muestra de la “fabulosa vida” de las estrellas de rock y sus roadies…

Bueno, con ‘Mistaken for Strangers’ (título de una canción de ‘Boxer’, cuarto álbum de la banda de Brooklyn)la regla no aplica debido a diversos factores.

Empecemos por el principal: esta no es una historia de qué tan genial es The National. La historia es sobre lo que hace única a la banda.

También, y casi que vitalmente, es la historia de dos hermanos, Tom y Matt Berninger y su silenciosa rivalidad que al final no es más que una lección de aceptación, superación de esas comparaciones odiosas de infancia por la que todos los hermanos o hermanas pasan en algún momento de su vida y de encontrar esa iluminación artística que mueve a todos los artistas.

Matt es el líder de una de las bandas de rock alternativo más contundentes y sólidas en la actualidad, mientras que Tom es un adulto joven, ad portas de sus 30, que ha dedicado su vida a hacer cintas gore y vivir con sus padres en Cincinnati.

La historia nos lleva desde la invitación inocente a que Tom se convierta en roadie de la gira internacional de la agrupación estadounidense; es entonces cuando decide empezar a documentar su experiencia, contrastando la vida de los rockstars de antaño con la de la banda de su hermano.

Tal vez el elemento más entretenido y aleccionador del documental es ver el inicio caótico y sin sentido con el que Tom emprende el proyecto; sus preguntas (muchas veces irritantes) light e ingenuas a su hermano y miembros de la banda, así como las tomas desde planos aberrantes.

Algo que desde el comienzo parece destinado a ser un desastre, se convierte, a medida que avanza la gira y caen los ánimos debido a la depresión, en un documental musical completamente atípico. 

The National hace la banda sonora de un camino personal. A veces pareciera que el entendimiento del trabajo de Matt, solo toca a Tom cuando se ve envuelto en la oscuridad de no tener definido un norte y estar viviendo siempre bajo la sombra del hermano mayor.

Lo que empezó como un simple juego de documentar la vida en la gira, se volvió en un diario íntimo y la puesta en perspectiva de dos líneas de vida que parecían completamente disímiles, encontrando una luz, o al menos, poniéndole nombre al sentimiento.

A la final, de eso es lo que se trata la música, ¿no?

 
91 views

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *