Seis fotógrafos que inmortalizaron a estrellas de Rock

Un homenaje a aquellos que capturaron con su lente a los personajes y momentos más icónicos en la historia del Rock.

Por: Eliana Rodríguez

Desde el retrato de David Bowie con un rayo azul y rojo en su rostro para la portada de ‘Aladdin Sane’ (1973), hasta la imagen de Jim Morrison sin camisa y con sus brazos en cruz, que posteriormente se usaría para la portada de ‘The Best of The Doors’ (1973), son muchas las fotografías que de una u otra manera han marcado el Rock n’ Roll.

Sin embargo, a pesar de lo icónicas que son estas imágenes, rara vez se habla de los genios detrás del lente. Por eso, en Evolución Rock queremos aprovechar la celebración del Día Mundial de la Fotografía para rendir un homenaje a algunos de los fotógrafos de rock más importantes de todos los tiempos.

1. Joel Brodsky

Este fotógrafo, originario de Brooklyn, irrumpió en la escena Rock en las décadas de los 60 y 70 gracias a un amigo agente de un grupo Folk, quien le pidió retratar a su banda para la portada de un disco. De ahí, pasó a fotografíar a grandes figuras de la música, sin importar el género: desde Aretha Franklin y B.B. King hasta Isaac Hayes, Iggy Pop y Kiss.

Sin embargo, una de sus imágenes más icónicas es la portada del álbum ‘The Best of The Doors’ (1985), en la cual Jim Morrison aparece con el pecho desnudo, los brazos en forma de cruz y la mirada desafiante. La fotografía, que fue parte de una sesión improvisada, capturó la personalidad salvaje del músico de tal forma que, además de ser seleccionada como la portada del disco, se reprodujo una y otra vez en miles de afiches y camisetas que hoy en día podemos encontrar en tiendas y en puestos callejeros.

2. Bob Gruen

Considerado como uno de los más importantes fotógrafos de la historia del Rock, Bob Gruen logró captar la esencia de las grandes estrellas de la música desde la intimidad, en ese mundo que muchos imaginan pero del que solo unos pocos afortunados logran ser testigos. 

The Rolling Stones, Elvis, Bob Dylan y Madonna son algunos de los nombres que posaron para el lente de su cámara. Sin embargo el más importante fue, sin duda, John Lennon. De hecho, una de sus fotografías más icónicas tiene como personaje principal al ex-Beatle: se trata de una imagen de John en la terraza de su apartamento en Nueva York luciendo una camiseta con la leyenda “New York City”, la cual Gruen había comprado días atrás por tan solo 5 dólares.

Esta foto no solo se convirtió en una de las más importantes de la carrera de Gruen, sino también en una de las más populares de John Lennon gracias a que fue la fotografía central de un homenaje público que se realizó en Central Park en 1980,días después de su asesinato.

3. Anton Corbijn

El holandés Anton Corbijn hizo sus primeros pinitos en el mundo de la fotografía con tan solo 17 años, cuando empezó a retratar grupos locales que pasaban de gira por la ciudad de Groningen. En 1979, su pasión por el post punk lo llevó a mudarse a Londres y ser uno de los fotógrafos principales de la revista NME. Gracias a ese trabajo conoció a Depeche Mode, U2 y Joy Division, quienes le dieron un impulso a su carrera y lo ayudaron a plasmar su trabajo no solo en portadas de discos, sino también a rodar más de 80 videos musicales y diseñar decorados para conciertos.

En los últimos años, Corbijn ha explorado su faceta como director de cine con cintas como ‘Control’ (2007), basada en la historia de Ian Curtis y Joy Division, ‘A Most Wanted Man’ (2014), y ‘Life: La vida de James Dean’ (2015).

4. Charles Peterson

Su trabajo está muy ligado a la escena grunge en Seattle de finales de los 80 y principios de los 90, ya que sus imágenes lograron capturar la energía y la emoción de los shows en vivo, y la reacción del público.

Peterson fue prácticamente el “fotógrafo oficial de Nirvana” durante sus inicios, y fue precisamente esta etapa de su carrera la que le dio la posibilidad de trabajar con bandas como Pearl Jam, Soundgarden, Mudhoney y Alice In Chains. Actualmente, Peterson se dedica a fotografiar la escena del breakdance y ocasionalmente realiza trabajos editoriales.

5. Brian Duffy

Tras lanzar en 1972 ‘The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars’, el reto de David Bowie era reafirmar su estatus de estrella y el encargado de hacerlo posible fue el londinense Brian Duffy, quien hasta ese entonces se desempeñaba como fotógrafo para Elle, Esquire y Harper’s Bazaar, entre otras.

El resultado de la colaboración entre Duffy y Bowie fue la icónica carátula de ‘Aladdin Sane’ (1973), en la que el rostro del cantante aparece adornado con un rayo rojo y azul, símbolo de divinidad, luz y destrucción. La portada de este disco se convirtió en una de las más icónicas de la historia del rock y se estima que la fotografía original vale alrededor de 3,2 millones de euros. 

6. David LaChapelle

Aunque su trabajo se asocia principalmente con las imágenes surrealistas que han adornado las tapas de revistas como Rolling Stone, Vibe, Vogue y GQ, LaChapelle es también un reconocido director de videoclips y un fotógrafo que ha colaborado con estrellas como No Doubt (‘Return of Saturn’ del 2000), Blink 182, The Vines, Madonna y The Dandy Warhols.

Considerado por muchos como el heredero de Andy Warhol, ya que al parecer fue el mismo Warhol quien lo animó a dedicarse a la fotografía, David LaChapelle se ha ganado una gran reputación en el mundo por sus planos abiertos y un colorido digno de cualquier artista de pop-art.

Cansado de la fama y los excesos, LaChapelle se alejó de los reflectores de Hollywood a mediados de 2012. Actualmente su trabajo está enfocado en naturaleza muerta y temas como la religión pero aún conserva el estilo que lo hizo famoso.

También puedes leer:
 

Diez bandas irlandesas… Además de U2

Diez datos curiosos sobre Blondie

Cinco rockeros con corazoncito geek

12 videos musicales inspirados en videojuegos

220 views

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *