“Siempre necesitarás una dosis de Rock”: Ariel Rot

El músico argentino se presentó por primera vez en Colombia en la más reciente edición del Festival Centro.

Por: Tata Rodríguez

Su nombre siempre estará ligado a un gran capítulo del Rock en Español como es el de Los Rodríguez; sin embargo, después de 30 años de carrera, Rot sigue construyendo un gran legado musical en el cual comparte su honesta visión del mundo.

Su más reciente trabajo discográfico ‘La Huesuda’ es reflejo de ello. Con letras profundas, elegantes y llenas de nostalgia, hace una interesante reflexión sobre el paso del tiempo.

Precisamente, algunas de estas historias y relatos de vida hacen parte de su espectáculo ‘Solo Rot’, repertorio que “desarma”, como él mismo dice, varias de las canciones que han marcado estas tres décadas de música y que presentó en el segundo día del Festival Centro 2014.

Antes de esta presentación, tuvimos la oportunidad de conversar con el argentino sobre este show, aquellas lecciones que le han dejado huella y su actual visión de la música.

Llegas por primera vez a Colombia con el espectáculo ‘Solo Rot’. ¿De qué trata este show?

Es un show en el que salgo solo yo al escenario. No es un show acústico. Es un show que incluye guitarras eléctricas, con amplificadores, en el que también hay una parte de piano y otra de guitarra acústica.

Hay una desestructuración de las canciones que en su momento fueron grabas con banda y ahora pasaron solo al piano u otro tipo de ritmo/swing. Es como una nueva mirada de esas canciones.

¿Cómo surgió tu último trabajo discográfico ‘La Huesuda’?

Surgió precisamente durante esta gira solo. Esta gira fue una gira especial. Nunca me había pasado algo así, yo hasta ahora nunca había salido solo a un escenario. Siempre salía acompañado y tampoco había viajado con tan poca gente. Es muy distinto viajar con una banda de rock que ir solo con dos personas más. Ahora, todo es mucho más relajado; hay mucho más tiempo para la lectura, la escritura, para leer, pensar, reflexionar, recordar y observar. Entonces, de todo eso, durante ese período fue saliendo ‘La Huesuda’.

Está muy presente la reflexión, en este disco, y tiene una atmósfera de cierta intimidad, que siempre había un tema así en mis discos, pero en este cerré el marco y quise que todo el disco fuera así.

Y por eso mismo, ¿el álbum tiene una continuidad?

Yo creo que los discos hay que escucharlos como los ordena el artista. Yo sigo ordenando los discos a la antigua: sigo pensando en la Cara A y la cara B; principio de la Cara A, principio de la Cara B; final de la Cara A, final de la Cara B y me gusta que la gente respete ese orden.

El orden del disco lo haces en un momento en que todavía está muy presente la grabación. Estás muy condicionado por cuánto sufriste y disfrutaste en cada canción. Muchas veces, eso es lo que te marca también el orden. Si esas mismas canciones las escogieras un año más tarde a lo mejor las ordenarías de otra manera.

¿Por qué volver a grabar ‘Debajo del Puente’ para este disco?

Fue bastante casual. Fue lo último que pasó en el estudio. Nos sobraba un poco de tiempo y empezamos a experimentar cosas y salió ‘Debajo del Puente’, en esa versión que no estaba programada. Fue un poco como si fuéramos niños: el último juguete es el que más te gusta.

A lo largo de estos 30 años de carrera musical, has visto y vivido muchas experiencias. ¿Cuál ha sido la lección más importante que has aprendido?

Yo empecé muy jovencito. Triunfé con Tequila, en España, en 1977. Nos hicimos muy populares. Yo tenía 17 ó 18 años y a los 22, cuatro años después, el grupo se separó. La banda fue muy maltratada y olvidada.  

De ahí nació la primera lección que aprendí: Esto, va y viene. No hay que creerse ni una cosa ni la otra.

…y partiendo de todas estas lecciones, ¿cómo ves la evolución del Rock?

Yo diría que la involución (risas). Yo veo una cosa rara: Así como se ve en la música clásica o en el jazz, los músicos empiezan haciendo buenas obras y a medida que crecen, van haciendo sus creando obras. Cuando llegan a los 60 años, hacen su obra cumbre.

En el Rock pasa todo lo contrario: empiezan haciendo grandes obras y luego cada vez más van a peor. (risas)

Entonces, ¿qué se necesita?

Si en tu ADN está el Rock, siempre necesitarás una dosis de Rock. Siempre.

Yo tengo una dieta musical muy variada, pero en determinados momentos necesito de repente subirme a mi coche y escuchar viejas canciones de los Rolling Stones o discos de Chuck Berry. Y me resulta terapéutico! o salir con una banda a girar y sudar la camiseta arriba del escenario.

Luego de esta primera visita a Colombia, ¿qué planes hay para Ariel Rot?

Estoy haciendo una serie que se llama ‘Master Class’ de ‘La huesuda’ que es para 40 personas, en distintas ciudades que salieron elegidas en un concurso. Explicar cómo se compuso, grabó y produjo el álbum. Digamos que cuento como fue la trastienda de las canciones; demuestro un poco como tocó los solos. Es un ejercicio entretenido y didáctico.

276 views

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *