Discos: Elbow – Little Fictions

El séptimo trabajo discográfico de la banda inglesa, en su carrera de 20 años.

A veces es difícil tratar de hablar de un disco de Rock como “Rock”, propiamente, por la cantidad de vertientes que tiene el género. Muchas veces encuentro esta extensa clasificación algo molesta al querer encasillar producciones en subgéneros que, en ocasiones, pueden considerarse menos que otros y, en consecuencia, dar por sentado, o dejar de lado, grandes producciones que si bien no suenan como el “estándar” de una banda de Rock, son álbumes en los que encontramos un estupendo trabajo instrumental y lírico.

Elbow es una de esas bandas que por nuestro país no ha tenido la oportunidad de sonar tanto como en otros lugares del mundo, lo cual es una lástima considerando que tienen una extensa carrera de casi 27 años y siete producciones de estudio, sin contar la variedad de sencillos y EP’s que han publicado a lo largo de los años.

Originarios de Inglaterra, se juntaron en 1990 y fue apenas en 1997 cuando adoptaron el nombre por el cual se les conoce. A pesar de no ser un éxito en este lado del mundo, todos sus trabajos discográficos han entrado al Top 15 en Inglaterra, mientras que siete de sus sencillos han hecho parte del Top 40 británico.

Elbow está conformada por Guy Garvey (voz principal, guitarra), Craig Potter (teclados, piano, voz de apoyo), Mark Potter (guitarra, voz de apoyo) y Pete Turner (bajo, voz de apoyo). Este último disco titulado ‘Little Fictions’ fue lanzado el 3 de febrero de 2017, y se encuentra actualmente disponible en Spotify.

Podríamos entrar a clasificar el disco como Indie o Rock Alternativo. Sus canciones son melódicas tanto en la voz como en la caracterización de los instrumentos, y las letras son pequeñas narraciones de principio a fin. Algunas canciones son más nostálgicas que otras, como la bella ‘Magnificent (She Says)’, en donde cuenta el inicio de un amor. Y es esto lo que más me ha llamado la atención del disco (y quedo pendiente de revisar su discografía, vale la pena decir): es una serie de canciones llenas de este sentimiento nostálgico, de felicidad llorona, de amor que traspasa el tiempo y se recuerda o se imagina.

En un mundo como el nuestro, en donde lo que vemos a diario son siempre tragedias o cosas que hacen perder un poco la fe en nuestra especie, toparse con una serie de canciones que despiertan sentimientos agradables, es casi que un milagro. Y es algo mágico también, puesto que no trata de pretender ser más de lo que entrega: es un ensamble musical sencillo que hace juego perfecto con la voz grave, y a veces ronca, de Guy Garvey. Son letras que no se pasan a lo irreverente y nos cuentan historias sencillas:

“This is where it all began / To light your mother’s cigarette / And I got to touch her hand / And my heart, there defrosting in a gaze / Wasn’t built to be that way / Suddenly I understand” – Magnificent (She Says)

Este disco también es una forma de descubrir el trabajo de una agrupación con una gran trayectoria que, por la impresión que me deja, vale la pena explorar, incluso desde sus inicios, y conocer cuáles han sido los cambios que los han llevado hasta este punto. En un mundo en el que muchas bandas son señaladas por cambiar su sonido, siempre es bueno detenerse a escuchar y descubrir antes de juzgar.

Tracks escenciales:

Magnificent (She Says), Gentle Storm, Montparnasse, Trust The Sun, K2

1126 views